La Pesca del Lenguado

Escrito por todosobrelapesca 10-10-2007 en General. Comentarios (5)

¿Como es el lenguado? 
Sin entrar es detalles técnicos y refiriéndome exclusivamente a las especies presentes en norte de Chile, podemos comentar que el lenguado es un pez del tipo Paralichthys, de cuerpo ovalado y comprimido, al nacer tiene la forma de un pez común, nada en postura vertical y a medida que crece, se apoya en el fondo del mar, siempre del mismo lado, adoptando su característica posición horizontal. Debido a eso, el ojo que corresponde al lado que está en contacto con el fondo se va desplazando hasta ubicarse junto al otro, en la parte superior para tener una visión hacia arriba. El lado que se apoya en el fondo carece de pigmentación y es absolutamente blanco, mientras que el otro costado tiene la capacidad de mimetizarse con el entorno.
Básicamente hay dos especies de lenguado en el norte de Chile, el lenguado común y el de ojos chicos, este último es el que esta presente de manera regular en nuestras playas, se caracteriza por presentar una mayor pigmentación en su piel y alcanza un peso de  hasta 7 kilos apróx. (además de los ojos chicos como se puede deducir), por otro lado el lenguado común alcanza pesos de hasta 14 Kilos pero se mantiene a una distancia mayor en relación a la costa y solo se aproxima en época de desove que es cuando se le puede capturar, una manera fácil de distinguirlos es porque en el lenguado común el color de la parte pigmentada es de color gris uniforme y generalmente tiene lo que los pescadores llamamos piojillos, que son unos ácaros que al sacar el pez del agua se mueven rápidamente por la parte blanca del pez. Otra característica importante del lenguado es su boca retractil que le permite alargar el hocico para atacar con mayor eficiencia, dotado de grandes dientes para afirma la presa es su ataque.

Afortunadamente esta especie esta fuera del rango de acción de la pesca industrial y por su método de captura no es muy acosado por la pesca artesanal por lo que es eminentemente una especie para los pescadores deportivos. No tengo conocimiento del estado de conservación de la especie pero las cuotas de captura que puedo apreciar en mis salidas de pesca no debieran poner en peligro su cantidad, no obstante es importantísimo crear la conciencia que depende de nosotros mismos mantener el equilibrio en la extracción,  ello porque veo con tristeza la utilización esporádica de las denominadas "Rastras" que es una especie de T metálica de unos 20 cms. de largo en la cual se adosan innumerables anzuelos y se arrastra por el fondo intentando enganchar los lenguados, sin discriminar tamaños, otras especies, algas, huevos de pescado o moluscos, etc. además de ver en el Terminal pesquero y supermercados lenguado de escasos centímetros de longitud lo que demuestra que somos un país de reacción y mientras no se dicte una ley que restringa estos aspectos se abusa sin remordimiento del daño causado, lamentablemente generalmente las normal que controlan son dictadas cuando el daño ya esta hecho.
 
¿Que equipo utilizar?
Según mi experiencia en el tema podría recomendar el siguiente equipamiento básico:
Caña : Debe tener una longitud entre 2.20 y 3 Metros con capacidad para lanzar entre 40 y 80 gramos. Una caña de menor tamaño nos dificultaría cargar plomos de mas de 50 gramos y con ello la distancia de lanzamiento se reduciría mucho y una caña mayor nos haría perder sensibilidad en la picada y principalmente nos cansaría más rápido ya que como veremos la pesca del lenguado requiere cierto esfuerzo físico.
Carrete : Enfocándonos de que se trata de un equipo básico utilizaremos un carrete común de spinning o frontal que nos permita almacenar al menos 100 mtrs. de lienza del 0.40, con eso bastaría aunque a continuación entrego  las características optimas del carrete para lenguado según mi perspectiva:
  • Bobina para almacenar la lienza del tipo longcast, es decir alargada para permitir una mejor salida de la lienza.
  • Freno de cola, que permite ajustar la retención del freno y permitir dejar que el carrete ceda lienza de acuerdo a la resistencia de esta, aunque la mayoría de los carretes permiten este ajuste en el seguro que aprieta la bobina que lo disponga en la cola del carrete permite reajustar mientras se recoge el lenguado.
  • La cantidad de rodamientos que utiliza el carrete determina la suavidad de giro lo que ayuda a lograr mayor sensibilidad y permite una mayor duración del equipo, debe disponer de al menos tres.
  • El peso del carrete no debe sobrepasar los 300 grs. por lo mencionado anteriormente.

Lienza : De la mejor calidad posible con un grosor de entre 0.40 a 0.50 mm., además se debe contar con un tramo de empalme de 0.60 mm.
anzuelos : Dependiendo del tamaño de los pejerreyes debemos contar con anzuelos del 6, 7 y 8.
Plomos : Desde los 30 a 80 gramos en forma de torpedo o gota de acuerdo a la armada a utilizar.
Señuelos : Más adelante veremos en extenso este tema.
Botas de Agua : Casi indispensable para la pesca en invierno.
Otros Implementos : Alicates (ya vieron el tamaño de los dientes del lenguado), destorcedores, caja de carnada, hilo elasticado y alfileres (más adelante veremos para que).
 
¿Donde se encuentra el lenguado?
En general el lenguado debiera estar presente en cualquier playa de arena que tenga un oleaje moderado, pero a diferencia de lo que se podría creer es mucho mas común encontrarlo en los bordes de playa entre la primera piedras lo que presenta mayor dificultad ya que se corre el riego de trabar nuestros implementos, de todas formas nos vamos a centrar en la pesca clásica en playa abierta. Lo primero a comentar es que el lenguado habita entre los 10 y los 40 metros de profundidad y sale a cazar hasta el mismo borde playa, por ello debemos saber que no siempre el lenguado se acercara a la orilla, de hecho si el mar esta movido no se acercara ya que su presa (Los pejerreyes) no estarían cerca de la orilla con esas condiciones, entonces el primer consejo es no intentar pescar lenguado con el mar revuelto, en esas condiciones es mejor probar con los sargos y la corvina, pero olvidémonos de los lenguados.
La pesca del lenguado no depende de la hora como es habitual con otras especies (al amanecer o al atardecer) si no de las mareas, recordemos que durante el día tenemos dos mareas altas y dos bajas (Pleamar y bajamar en términos náuticos), estadísticamente he podido comprobar que la mejor hora para pescar al lenguado es cuando se alcanza el punto mas bajo de bajamar hasta el repunte de alta (o el punto más alto de la marea alta), para saber a que hora esta la bajamar se puede visitar el sitio www.shoa.cl dependiente de la armada o bien en www.directemar.cl para complementar los informes metereológicos, sin embargo esto no es una regla sagrada y se puede probar durante todo el día aunque resulta más agotador pescar después de almuerzo, yo habitualmente pesco de las 8 de la mañana al mediodía y la incidencia de piques generalmente esta en el horario comentado. Durante la noche también he pescado lenguados pero de manera muy esporádica y con carnada anclada.
Dentro de la playa es importante identificar los distintos lugares donde se encontrara el lenguado, aprender a leer una playa requiere tiempo, ya que cada playa presenta niveles de corriente y profundidad distintos, pero como normal general podría intentar identificar algunos lugares comunes.
Pozones : La mayor parte del día el lenguado se dirige a estos pozones que son zonas algo lejanos de la orilla de mayor profundidad en donde la corriente generada por el oleaje no es tan intensa (debido precisamente a su profundidad) y permite el refugio de pequeños peces que son precisamente su alimento, para distinguir donde hay uno de estos pozones tenemos dos referencias, una dada por las propias olas que al reventar adentro se dirigen a la orilla de forma uniforme pero hay ciertos lugares donde la línea de espuma generadas por la ola se empieza a retrasar o simplemente desaparece indicando que hay mayor profundidad en esa zona, además estos pozones tienden a tener una coloración mas oscura que el resto del agua, por otro lado la otra referencia nos la entrega la arena que esta frente al pozon ya que esta generalmente presenta un marcado desnivel hacia la orilla. Muchas veces cuando nos encontramos con marea alta nos resultara muy difícil alcanzar la distancia necesaria de lanzamiento para llegar a estos pozos pero es el primer lugar donde probar. 
Pozos de Orilla : Estos son mas fáciles de identificar, ya que al ingresar caminando al agua no daremos cuenta que hay zonas cercanas a la orilla en donde existen grandes hoyos en la arena, más de alguna vez cuando nos bañamos nos hemos encontrado con esto, en esos lugares cuando la marea esta alta generalmente se presenta el lenguado aunque casi siempre de menor tamaño, pero es un buen lugar para practicar. De todas formas les comento que el lenguado más grande que he logrado capturar (8 kilos) fue precisamente en uno de estos pocitos a escasos cuatro metros de la orilla.
Zona de cruce de aguas : Con esto me refiero a ciertos lugares en donde convergen la resaca de dos olas que se juntan e ingresan juntas al mar generando una fuerte corriente (Muy peligrosa por lo demás) que arrastra mucha arena hacia el fondo, esta remoción de arena levanta muchos crustáceos como la pulga de mar, en estos lugares es habitual encontrar sargos, corvinas y también lenguados por lo que se debe intentar en esa zona, especialmente si se utilizan señuelos tipo rapala.
Zonas Planas : Esto escapa un poco a todo lo que he leído, pero me refiero a esas zonas planas que prácticamente no tiene  profundidad y en donde uno puede adentrarse en el mar varios metros sin ganar mucha profundidad, estas zonas me han sido muy productivas últimamente pero solamente a las horas más cercanas al repunte de alta.
Al principio puede resultar un poco difícil identificar todas estas zonas por lo que la recomendación seria simplemente peinar la playa, esto no es otra cosa que probar lanzado de manera regular en toda la playa hasta sentir la primera picada y detenerse en ese lugar. De todas formas hay que tener presente que en una buena mañana de pesca es habitual que no se superen las 8 picadas por lo que la efectividad que debe alcanzar un pescador de lenguados es muy superior a uno normal dado las pocas chances que nos ofrece el pez.
 
¿De que se alimenta?
El lenguado es un pez cazador por excelencia al mimetizarse con el entorno genera una emboscada mortal para los peces que circulan en su radio de acción, dentro de los alimentos que he podido identificar al revisar su estomago están las anchoas, las pequeñas jibias, pulgas de mar y principalmente los pejerreyes. Una diferencia fundamental con el resto de los peces es que el lenguado no recorre un área de costa en busca de comida si no que como hemos visto se entierra en una zona propicia a esperar que esta pase frente a el, por lo tanto resultara muy difícil que el lenguado tome nuestra carnada si la dejamos anclada en la arena, salvo que esta quede muy cerca de el, entonces lo que debemos procurar es nosotros recorrer toda la zona de pesca con nuestra carnada en busca del lenguado, haciéndole creer que nuestro pejerrey esta vivo y nadando con cierta dificultad, si logramos posicionar nuestra carnada cerca de un lenguado a la profundidad correcta y con la velocidad adecuada este la atacara sin piedad.
 
Tipos de Armada
Existen varias armada para el lenguado, las he probado todas y cada una tiene sus ventajas y desventajas, todo depende de la profundidad de la playa, pero lo que si noto es que habitualmente el pescador de lenguados es muy temeroso de utilizar plomos de más de 40 gramos, lo que a mi modo de ver es un error porque hay que presentar la carnada en el rango de acción del pez que es precisamente en el fondo y por lo tanto hay que manejar tanto el peso de la armada como la velocidad de trabajo para llegar a ese radio de acción, de lo contrario solo en algunas zonas de baja profundidad tendría reales opciones de captura, a continuación presento las tres armadas más utilizadas.

Armada de superficie :

Este tipo de armada permite un movimiento más natural del pejerrey, ofrece poca resistencia al viento por lo que se puede lanzar más lejos, es más sensible a la picada pero no alcanza mucha profundidad por lo que recomiendo utilizarla solo cuando el oleaje esta tranquilo.

Por el hecho de tener poco peso esta armada tiende a subir mucho por lo que es necesario recogerla de forma lenta o generando pausas intermitentes en la recogida para ganar profundidad.

 

Armada de Profundidad :

Este tipo de armada permite alcanzar mayor profundidad pero se pierde sensibilidad en la picada, ofrece más resistencia al viento con lo que se acorta la distancia de lanzamiento y el nado del pejerrey se torna mas tosco.
Este tipo de armada se debe utilizar cuando el oleaje esta fuerte y la cantidad de plomo a utilizar dependerá de la velocidad de la corriente, es muy importante utilizar un nudo de empalme o rotor para evitar que el plomo se enrede en la lienza, abajo presento las ilustraciones de ambos elementos.

RotorNudo de Empalme

Armada Doble :

Esta armada permite alcanzar dos niveles de profundidad, pero presenta el mayor grado de dificultad al utilizarla ya que se pierde mucha sensibilidad en la picada, ofrece muchísima resistencia al viento con lo cual rara vez se sobrepasa los 20 metros de distancia en el lanzamiento y requiere experiencia en el manejo para evitar enredar entre si los dos anzuelos, por lo que no la recomendaría para el que se inicia en este tipo de pesca.

Más adelante trataremos extenso el tema de la pesca del lenguado con señuelos artificiales.
 
¿Como colocar el pejerrey en el anzuelo?
Colocar correctamente el pejerrey en nuestra armada es vital para intentar pescar al lenguado ya que debemos generar la impresión que la carnada esta viva y para ello debemos procurar que nuestro pejerrey NADE de la forma mas natural posible.

En primer lugar hay que aclarar que lo optimo es utilizar pejerreyes pequeños de entre los 12 y 15 cms. lo cual nos ayudara a imprimir un nado más libre y a la vez acortara el tiempo que se toma el lenguado en tragárselo.

De no obtener pejerreyes chicos se pueden "Colear" que es simplemente hacer un corte a la altura del orificio anal y cortarlo de manera perpendicular en dirección a la cabeza procurando retirar todo el vientre , luego se amarra al anzuelo como se muestra en la siguiente imagen.
 
En caso de tener los pejerreyes pequeños es muy importante que al colocarle el anzuelo el pejerrey quede completamente estirado porque en caso contrario al recoger la lienza este empezara a girar sobre si mismo ocasionando el enredo inmediato del reinal. Básicamente hay dos formar de encarnar el pejerrey que ilustro a continuación :
Método Clásico :
Se pasa el anzuelo por el hocico del pejerrey y se saca completamente por las agallas.
Luego se pasa cuidadosamente por la parte inferior del ojo del lado por donde se saco el anzuelo y se saca completamente el anzuelo por el otro lado.
Luego se pone el ojal del anzuelo a la altura del termino del ojo y se mide hasta el punto en donde comienza la curvatura del anzuelo que es donde debemos clavar de lado a lado el anzuelo.
Finalmente tiramos suavemente de la lienza para ajustar el anzuelo, debemos comprobar que el pejerrey quede completamente estirado, porque como vimos en caso de quedar con una curvatura producto de clavar muy atrás el anzuelo, nuestra carnada empezara a girar y enredara el reinal, del mismo modo si clavamos muy adelante la cabeza del pejerrey tendera a doblarse con lo cual obtendremos el mismo efecto indeseado.
  
Método Refinado :
En esta modalidad se le agrega al anzuelo un trozo de hilo elasticado con una alfiler que nos servirá para afirmar el pejerrey al anzuelo.
El procedimiento parte igual que en el proceso anterior, se pasa el anzuelo por el hocico del pejerrey y se saca completamente por la agalla.
A continuación se mide el largo del anzuelo colocando el ojal en el centro del ojo y se mide hasta el termino del anzuelo, en ese punto se debe clavar el pejerrey, luego se introduce la cabeza del anzuelo dentro de las agallas y tiramos suavemente la lienza hasta dejar el anzuelo bien fijado al cuerpo del pejerrey.
Finalmente se amara fuertemente a la altura de las agallas con el hilo elasticado y se clava el alfiler para fijarlo al pejerrey. Al igual que en el método de encarne anterior se debe procurar que el pejerrey quede completamente estirado para evitar que gira sobre si mismo.

 

En ambos casos es importante traspasar el pejerrey a la altura de la columna vertebral o un poco mas arriba hacia el lomo (La parte mas oscura visto lateralmente) para lograr una mayor dureza ya que si clavamos en la parte inferior es muy probable que se parta el pejerrey al cabo de unos pocos lances.
Ya estamos listos,  ¿ Y ahora que?
Antes de lanzar nuestra carnada al agua se debe ajustar la tensión del freno del carrete para evitar que ante un tirón fuerte se  nos corte y perdamos nuestra pieza, para ello basta con activar el freno antireversa del carrete y girar el rotor de ajuste (ya sea el que aprieta la bobina o el de cola si lo tuviera) hasta lograr sacar lienza sin aplicar mucha presión, luego soltamos el freno antireversa y estamos en condiciones de lanzar.

Una vez que nuestra carnada este en el agua se debe recoger la lienza de forma continua tratando de encontrar el ritmo adecuado, si recogemos muy lento es posible que nuestro plomo se arrastre por el fondo lo cual no seria adecuado en cambio si recogemos muy rápido nuestra carnada trabajara muy cerca de la superficie lo cual tampoco es correcto. sin embargo siempre debemos sentir nuestra lienza, algunas veces cuando la corriente esta fuerte nos devolverá la carnada a la orilla por lo que debemos recoger con mayor rapidez para siempre tener cierta tensión aplicada, de lo contrario no sentiremos la picada del lenguado. Otro punto importante es que debemos recoger hasta la misma orilla, porque como comente anteriormente muchas veces el lenguado esta a escasos metros del borde de playa, de todas formas lo ideal es ir variando la velocidad de recogida de acuerdo a la profundidad que suponemos en que esta nuestra carnada, las corrientes a las que nos enfrentamos y otros factores que se nos pudieran presentar como por ejemplo la turbiedad del agua, si hay suficiente claridad la recogida debe ser más rápida que lo habitual y si por el contrario existe presencia de algas flotando o mucha espuma el ritmo debe ser mucho más pausado.